miércoles, 6 de mayo de 2015

La candidatura de Hillary Clinton en opinión de nuestros expertos Isidro Morales y Marta Ochman






El pasado 12 de abril, Hillary Clinton ex primera dama, ex senadora y ex Secretaria de Estado anunció su candidatura  a la presidencia de Estados Unidos (EU) por el Partido Demócrata. De llegar a la presidencia, te has preguntado ¿cuál sería su agenda?, ¿cuáles serían las implicaciones para las relaciones México-EU?, ¿género se convertiría en un tema transversal de la política estadounidense?

La Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey entrevistó al Dr. Isidro Morales Moreno, quien nos habló sobre el perfil de Hillary, su política y el impacto de su llegada al poder en materia de política exterior; y a la Dra. Martha Ochman, quien nos habló del tema de género, tanto en el perfil de la candidata, como en sus líneas políticas.

Entrevistas 


El Doctor Isidro Morales se ha desempeñado como Decano de la Escuela de Ciencias Sociales de la Universidad de las Américas, Puebla.Director del área de Administración Pública y Gobierno, profesor en diversas instituciones de educación superior e Investigador del Programa de Energéticos del Centro de Estudios Económicos de El Colegio de México. Sus principales áreas de investigación incluyen: la geopolítica y geo-economía del mercado energético, comercio e inversión; la economía política de la integración regional; las relaciones comerciales y de seguridad entre México-EU.; y las relaciones entre América Latina y EU.




-¿Cuál cree que podría ser la agenda política de Hillary Clinton?
Primero habría que ver si llega al poder y luego determinar las condiciones cómo llega. Actualmente tanto la cámara de representantes como el senado americano están dominados por los republicanos, aunado a lo anterior, hay que recordar que las dos administraciones de Obama han desgastado al partido demócrata.

Hillary Clinton tiene una ventaja y una desventaja. Ventaja toda vez que sería la primer mujer presidenta del país más importante del mundo, reflejando que a pesar de ser una sociedad muy conservadora, ha logrado hacer cambios importantes, primero al elegir a un presidente afroamericano, como fue el caso de Obama, y después al respaldar a una mujer para que ocupe este puesto. Lo anterior, sin duda  demuestra que la cultura política de los americanos está cambiando y que ahora se muestra mucho más flexible a este cambio.

Sin duda tiene una gran popularidad, desde que llegó a la Casa Blanca con su marido en 1992, es impresionante como se ha mantenido entre el 50% y 65% su popularidad. Claramente tiene caídas y repuntes, es una mujer muy inteligente, con una compresión de la política, y una buena educación en Yale, baja por las crisis que ha pasado, aunque la crisis de su matrimonio por el caso Lewinsky, demostró que no es una mujer tradicional, sino que sabe combinar su vida política con la personal. Sus desventajas serían la edad, pues tendría 69 años al asumir el poder, y la salud, no olvidemos que dejó el puesto de la Secretaría de Estado por cuestiones de salud.

Para tener más claridad sobre cuál sería su agenda política, debemos observar el avance de su campaña, aunque sí podemos identificar algunas tendencias. Por ejemplo, es evidente que seguirá algunos puntos de la política de Obama, pero su tendencia será más de derecha, porque para los estadunidenses Obama ya fue demasiado a la izquierda. En cuestión de salud considero que sí defendería el Obama Care, porque ella apoyó mucho las políticas sociales durante la época de Bill Clinton, tanto que se le llamó el Hillary Care al programa de apoyo a salud pública para las personas menos favorecidas, incluso se dice que el Obama Care en gran medida es inspiración de ella.

 El efecto Hillary podría atraer voto femenino tanto de republicanos como de demócratas, haciendo lo mismo que hacen los republicanos con el voto latino: capitalizar el voto de este sector de la población. Será apoyada por los sectores sociales más golpeados por la crisis: jóvenes, madres solteras que quieren tener más seguridad en el trabajo, etc. También se ve un apoyo de la comunidad gay, porque ella se ha mostrado a favor del matrimonio gay, aunque tarde.

En materia de empleo ha defendido a las empresas como generadoras de empleo y ha destacado la necesidad de un política pública que apoye al empleo, no sabemos cómo va a actuar al respecto, es decir, si estará a favor de un recorte de impuestos, que sería una medida republicana  o mediante subsidios al salario, que sería una medida de izquierda. El problema del empleo también tiene que ver con la agenda de política exterior, sobre todo con los Tratados de Libre Comercio (TLC).

Hillary, aun haciendo precampaña con Obama, dijo que se tenía que renegociar el TLC. Cuando fue Senadora votó en contra del TLC con Centroamérica, alegando que la apertura comercial quita empleo a los menos calificados en EU. Este discurso proteccionista atrae el apoyo de los sindicatos y otros sectores que han sido golpeados por la globalización y la competencia china. En este sentido, tal vez su política de empleo tomará tintes proteccionistas, en la medida que pueda, ya hay que tener presente su entorno político, sí continua la tendencia a una mayoría republicana veremos una Hillary muy debilitada.

Política exterior es una carta muy fuerte para Clinton, fue Secretaria de Estado cuatro años, en un periodo en el cual favoreció la transición de una política unilateralista de Bush a una política diplomática sin sacrificar el uso de la fuerza, hay que recordar que Hillary votó a favor de la intervención a Irak, también ha pedido una posición más fuerte frente a Rusia y Siria. Sin duda, combinara el manejo de recursos duros como amenaza de uso de la fuerza, bloqueos, etc. con recursos blandos tales como acuerdos, reuniones, visitas, etc.

Otro punto es que intentará cambiar el pivote hacia Asia. Buscará impulsar la relación con China, Japón, y los países en el sur del Mar de China. Dichos Estados son importantes por razones económicas y estratégicas, pues quiere impedir que  China o Rusia sean los que decidan el futuro de esta zona, más en este momento que la crisis en Ucrania obligó a Rusia a acercarse a China. Japón es un buen aliado, de hecho la Alianza Transpacífico realmente es un mensaje a China sobre esta alianza. Los americanos quieren volverse indispensables para esta zona, mantienen bases militares en Japón y las Filipinas, y frente a las crisis políticas tales como los problemas limítrofes, de acceso a comercio, EU quiere ser el país que garantice el derecho de paso para todos, sin sesgar la balanza para uno solo.

Medio Oriente es un problema que heredará de Obama pues siguen recogiendo los “platos rotos” de la política de Bush, y sus repercusiones en Irán y Siria. A partir de esto, Europa se ha convertido en el blanco del terrorismo y se han generado alianzas que polarizan al mundo.  Sin duda son temas que enfrentará pero no sabemos si los resolverá. 


-En caso de ganar la presidencia Hillary Clinton, ¿Cuál sería el impacto en la relación México-EU?
En este caso no se prevén cambios espectaculares. La ventaja es que Hillary conoce muy bien a México, dicen que la mejor manera de conocer a un país es cuando está en crisis y ella lo vivió, le tocó el problema de Wikileaks, y la renuncia de Carlos Pascual, Embajador de EU en México. El entonces presidente Felipe Calderón pide a Clinton retiré al embajador por la declaración que hace con respecto a la incapacidad del gobierno frente al narco. Producto de lo anterior, Hillary también discutió con Calderón la Iniciativa Mérida.

Es importante mencionar que no basta conocerlo, hay que identificar lo que se puede hacer con él. En este sentido, Medio Oriente será prioritario en recursos, tiempo y esfuerzo, el Acuerdo Transpacífico y Asia, otro tema será Cuba,  ya que con el nuevo acercamiento entre EU y Cuba, el bastión de la izquierda quedaría muy debilitado y tal vez veríamos una reconfiguración del balance de poder en América Latina, desplazando todavía más a México dentro de las prioridades de nuestro vecino país. Los temas que podrían formar parte de la agenda México-EU son la producción y consumo de drogas, cómo relanzar el TLC, el Acuerdo Transpacífico, Migración –en esta materia sería importante ver si Hillary logrará pasar el proyecto bipartizano que Obama no pudo pasar por cuestiones políticas de bloqueo a su gobierno, quizás si lo pueda hacer y sin duda el impacto de esta política tendrá repercusiones en nuestras relaciones con EU. 




Marta Ochman Ikanowicz es profesora e investigadora del Tecnológico de Monterrey Campus Estado de México, pertenece al Sistema Nacional de Investigadores (SNI) nivel I, y es especialista en temas internacionales. La Dra. nos habló sobre el tema de género en la campaña de Hillary Clinton.





Después de conocer la candidatura de Hillary Clinton a la presidencia de EU, muchos temas han permitido el debate. Particularmente nos gustaría saber su opinión sobre el hecho de que género es el tema medular de su candidatura ¿cuál es el motivo?

Inevitablemente por dos razones: la sub-representación de mujeres en puestos alto, y por el hecho de ser mujer, esto atrae el tema de género. Se recuerda cuando era candidata contra Barack Obama, el hecho de ser el primer afroamericano en llegar a la presidencia marcó un cambio histórico en la vida política estadunidense, aunque implicó resistencia de la extrema derecha. Ahora el hecho de que Hillary sea mujer hace que el tema sea explotado con fines electorales.

Lo anterior no debe opacar el hecho de que Hillary si es una política muy preparada, con una carrera que la valida como candidata, en realidad no hay otro candidato en el partido demócrata. Sin duda, su llegada al poder puede representar más equidad y apertura.

-Considera que de ganar las elecciones, el gobierno de Hillary ¿impulsaría una política transversal de equidad de género?

Lo dudo, el hecho de que gane no significa que la equidad de género será una prioridad de su política. EU enfrenta muchos retos que el gobierno debe atender de manera prioritaria. Algunos puntos plebiscitarios serán la reforma al sistema de salud, la migración, etc. En realidad la cuestión de género estará en segundo o tercer plano.

Por otra parte, la resistencia de la extrema derecha que apoya el partido republicano, es un factor importante, hay que recordar por ejemplo que EU no ha suscrito la declaración de los derechos del niño, esto está relacionado con estas posiciones conservadoras, donde se consideran los modelos tradicionales de familia como importantes.

Un factor importante para tener en cuenta es que los periodos presidenciales son cortos, y en medio tienen elecciones al congreso que pueden implicar un castigo. De llegar al poder los demócratas no deben polarizar a los electorados. Hillary tendría ya dos temas que debe enfrentar: la migración y el acercamiento con Cuba, ambos  temas apoyados por Obama al final de su periodo porque ya no le afectan. Sin embargo, Hillary aspirará a un segundo periodo, por lo que se alejará de estos tópicos que polarizan y se centrará en la agenda prioritaria: el contexto internacional, la situación interna económica, tal vez seremos testigos de algunos gestos simbólicos como más mujeres en el gabinete, pero no creo que existan políticas transversales de equidad de género que impliquen un cambio radicar en el escenario político de EU.





No hay comentarios:

Publicar un comentario