lunes, 24 de agosto de 2015

Día Internacional de la Ayuda Humanitaria

El 19 de agosto se celebra el Día Internacional de la Ayuda Humanitaria. Buena fecha para recordar la labor de trabajadores y voluntarios de todo el mundo, que dedican sus labores a ayudar a los más vulnerables. Ban Ki-moon, Secretario General de Naciones Unidas, expresó preocupación pues tan sólo este año se registra que más de 100 millones de mujeres, hombres y niños necesitan asistencia humanitaria para sobrevivir. Este número de personas afectadas por conflictos ha llegado a niveles no vistos desde la Segunda Guerra Mundial.

En un esfuerzo por renovar el compromiso en favor de la cooperación en la materia, Naciones Unidas lanzó la campaña #ShareHumanity (Comparte Humanidad) en las redes sociales, con el objetivo de que en todo el mundo los usuarios de plataformas digitales publiquen contenido relacionado con la asistencia humanitaria.

Ban Ki-moon apeló a la capacidad de las personas para cambiar las cosas e inspirar a otros seres humanos a ayudar a los demás. El próximo mes de mayo, Estambul acogerá la Primera Cumbre Humanitaria Mundial, que anunciará nuevas y ambiciosas alianzas para reducir el sufrimiento y reforzar la agenda de 2030 para el desarrollo sostenible.


En entrevista, la profesora de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey, Marta Ochman, hace un balance de la crisis actual por la que atraviesa la Ayuda Humanitaria.



La Doctora Ochman enfatizó el relevante papel que ha tenido el universalismo ético en la movilización de recursos -tanto humanos como materiales- a las zonas necesitadas, así como el de trabajadores humanitarios que satisfacen necesidades básicas que los gobiernos no pueden cubrir, en contextos vulnerables para los ciudadanos.

Desgraciadamente, explicó Marta Ochman, son territorios de alto riesgo para los trabajadores humanitarios, convirtiéndolos muchas veces en víctimas de violencia. Aunado a lo anterior, existe una sospecha permanente sobre la veracidad de la entrega de ayuda a las sociedades que la necesitan. Instituciones como la Cruz Roja se han visto involucradas en estas suspicacias, lo que ha generado un debate sobre la transparencia del financiamiento de la ayuda humanitaria.


Y es que la falta de credibilidad hacia algunas instituciones responsables de la gestión de ayuda humanitaria tiene implicaciones serias. Por una parte favorece la indiferencia de las personas ante la necesidad de la ayuda, y por otra, opaca el prestigio de instituciones tales como Médicos sin Fronteras, organización que destaca por su actuación recurrente contra el ébola en África.

En este sentido, finalizó la Dra. Ochman, el contexto debería obligar a los actores internacionales a diseñar estrategias efectivas para reconstruir la confianza de los ciudadanos en las instituciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario