miércoles, 19 de agosto de 2015

La impunidad, el peligro latente de la Reforma al Sistema Penal en México: el caso de Óscar Montes de Oca

El pasado 31 de julio escuchamos sobre la detención de Óscar Álvaro Montes de Oca, egresado de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) por la posesión de 20 kilogramos de cocaína en su equipaje.



Este hecho despertó una serie de movimientos en favor de él. El mismo Rector de la UAEM expresó su respaldo al ex estudiante, que a decir de compañeros y profesores, era un alumno destacado. Con el paso de las investigaciones se descubrió que Óscar llegó al AICM procedente de una escala en Colombia, al aterrizar en México no encontró su equipaje y lo reportó como extraviado. Al poco tiempo unos agentes obligaron al joven a reconocer una maleta como suya, la cual contenía los estupefacientes.


Entrevistamos al Dr. Pedro Torres, profesor de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey al respecto y explicó que este caso evidencia una serie de atropellos al debido proceso cometidos por parte de las autoridades, y desgraciadamente pone en el centro del debate la efectividad del nuevo Sistema Penal mexicano que otorga más funciones a una policía sin profesionalización.

El Dr. enfatizó que el objetivo de la Reforma del Sistema de Justicia Penal es agilizar y garantizar el acceso a la justicia por parte de los ciudadanos, para lograrlo elevó los estándares de la calidad de las pruebas al contemplar que de no seguir el debido proceso, a través  de la cadena de custodia (levantamiento, traslado y presentación de evidencia) la validez de las mismas puede ser anulada.

Por otra parte, explicó que la Reforma busca un nuevo equilibrio de poder entre los distintos actores del proceso, principalmente entre la acusación y la defensa. Además, la policía tiene más funciones en la cadena de custodia, el Fiscal tiene un Juez de Control que va verificando la legalidad de su actuación, se resta poder al Ministerio Público al quitarle la fe pública, y existe un Juez de Juicio Oral que en última instancia resolverá la culpabilidad de una persona.

“El apego al debido proceso es vital. Esto significa que cualquier rompimiento de los protocolos de actuación podría anular, casi inmediatamente, el caso presentado. En el caso de Óscar se rompió el protocolo en múltiples ocasiones: al obligarlo a reconocer una maleta que no era de él, al no otorgar la presunción de inocencia, no cuidar la forma de obtención de la evidencia, entre otras. El peligro latente que demuestran situaciones como la anterior es que el nuevo sistema favorezca la impunidad” puntualizó Pedro Torres.

De esta forma el reto para garantizar la eficacia y efectividad de la Reforma Penal está en la profesionalización de los actores involucrados (ministerios públicos,peritos y policías), en pocas palabras, en devolver la credibilidad a nuestras autoridades responsables de proveer el acceso a la justicia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario