viernes, 26 de febrero de 2016

Periscope o no periscope... esa es la cuestión


En días pasados se ha desatado una controversia con respecto al uso de tecnologías de la información por parte de las autoridades para evidenciar las faltas cometidas en el espacio público. En el centro del debate se encuentra Arne aus den Ruthen, Director General de Desarrollo de la Delegación Miguel Hidalgo, cargo conocido como "City Manager". 

Arne denunció la madrugada del miércoles 17 de febrero el robo de su teléfono celular y agresiones en su contra, luego de que exhibiera en un video a un grupo de escoltas estacionados sobre la banqueta violando el Reglamento de Tránsito. Aparentemente, los autos pertenecen a Raúl Libién Santiago, director de Grupo Miled. 

Durante la transmisión, el funcionario delegacional fue agredido, vía telefónica, por quien supuestamente es Raúl Libién, luego de que Arne iniciara el operativo para llevarse los vehículos al corralón. 

Diversas posiciones se han generado al respecto, sin embargo, en lo profundo de este debate se encuentra el desfase entre tecnología, leyes y políticas públicas, tema en el que sin duda vale la pena profundizar. 

Macario Schettino, profesor de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey, reflexionó al respecto en su columna del día de hoy en el Financiero, no te la puedes perder:


2 comentarios:

  1. El debate no debería ser si es correcto o no correcto porque hacerlo sólo sería alargar lo que es inevitable, el impacto de las redes sociales en la búsqueda de la democracia. El debate debería ser en cómo hacer que nuestro gobierno alcance el ritmo de los avances tecnológicos y sacar el mejor provecho de estos en búsqueda de la democracia.
    En mi opinión el gobierno no debe construir sus propias herramientas tecnológicas ni tratar de legislar las más populares, sino usarlas en búsqueda de la democracia.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario Mario, tienes mucha razón lo importante es buscar estrategias innovadoras que impulsen una política pública que responda a los nuevos retos que motiva la tecnología.

    ResponderEliminar