martes, 19 de abril de 2016

Un análisis geopolítico del Acuerdo Transpacífico

El Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (en inglés: Trans-Pacific Partnership, TPP),  es un tratado de libre comercio multilateral que fue negociado secretamente entre las partes por casi cinco años, y que finalmente se firmó en febrero de 2015. Ahora sólo se espera que el congreso de cada país apruebe el acuerdo.


Platicamos con Isidro Morales, profesor de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey sobre el TPP y esto fue lo que nos dijo:

“El TPP no es más que la renovación de lo que yo podría llamar la estrategia minilateral de Estados Unidos. ¿A qué me refiero con esto? Estados Unidos tiene negociaciones comerciales a nivel multilateral en el seno de la OMC, y también mantiene relaciones comerciales bilaterales fuera de este marco internacional, pero cuando hablamos de una política minilateral, me refiero a aquella que se ubica entre lo multilateral y lo bilateral, es decir, a las negociaciones regionales.

Prácticamente, desde la Ronda Uruguay en 1986, Estados Unidos ha tratado de abrir un frente bilateral y otro minilateral con el objetivo de impulsar y acelerar su agenda de negociación. En el frente minilateral, Estados Unidos puede obtener plazos mucho más rápido y una cobertura de sus reglas y sus disciplinas mucha más amplia que en el multilateral, toda vez que es más fácil lograr los consensos.

Por ejemplo, a nivel minilateral, el TLCAN fue un éxito en términos de política de acción americana porque hizo más rápida la relación entre los tres países miembro, y además introdujo nuevos temas de la agenda trilateral como inversión, códigos de derecho de propiedad intelectual, el IVA en servicios y el IVA en agricultura. Hay que recordar que México es el primer país que abre toda su agricultura a países como Estados Unidos y Canadá. Es un hecho inédito, hasta la fecha ningún país en desarrollo ha abierto tanto su agricultura a los Estados Unidos.

El anterior, es un ejemplo de cómo el minilateralismo tiene beneficios para los Estados Unidos y para los países involucrados.

De esta forma el TPP sólo es una renovación de este esfuerzo minilateral, pero ahora con 11 países, más Estados Unidos por supuesto. Incluye a socios tan importantes como Japón, que no tiene un tratado de libre comercio con Estados Unidos y que, por el contrario, tenían muchos conflictos con los Estados Unidos en los 80’s, sobre todo por la industria automotriz.

Así, en muchos sentidos el TPP es una ampliación y profundización del TLCAN, incluye nuevos temas, entre ellos destaca el de las empresas públicas. Hay todo un capítulo acerca de estas empresas, donde los países miembros tienen que mantener la competitividad de las empresas públicas, por ejemplo se regula que no discriminen a las empresas privadas, además incluye reglas de competencia, que incluso involucren a monopolios designados, ya que todos los países tienen monopolios designados. México todavía mantiene monopolios designados como el servicio postal y la distribución de la electricidad.

El TPP también tiene otro rubro sobre la nueva agenda de valores, que trata acerca de respetar la Ley Ambiental y Laboral de cada país de forma obligatoria. Aunque países como México ya tienen varios derechos humanos reconocidos, hay países como Vietnam y Malasia que no los tienen, por lo que esto debe ser considerado un triunfo.

Ahora para los países que no son parte del tratado como China, se trata de una serie de lineamientos sobre sus empresas estatales o monopolios designados, que deben cumplir si quieren comerciar con el bloque. Además, se pueden implementar sanciones si dichos lineamientos no se cumplen. Es entonces una manera mucho más legítima de legalizar la sanción por cuestiones políticas.

Hay una serie de elementos en el TPP que han ampliado al TLCAN, como el comercio electrónico, que incluye algo que no estaba en este acuerdo, y es que todo el comercio y servicios ofrecidos por internet tienen que estar liberalizados y no tiene que existir presencia del país que lo ofrece, qué quiere decir esto, que tú puedes ofrecer por ejemplo servicio de banco de datos desde Washington y no tiene que haber ninguna traba para que otro pueda comprar el servicio desde alguno de los países participantes. No tienes que estar físicamente ofreciéndola en esos países, lo puedes ofrecer desde el país de origen o desde donde tú quieras. Esto es una estrategia innovadora, así como el TLCAN lo fue cuando estaba trabada la Ronda de Uruguay.

El TPP va a reforzar las cadenas globales de suministro, esta necesidad de importar-exportar muchas veces un producto que se va modificando. No porque sea un juego, sino por cuestiones de competitividad para las compañías. 

También, hay que imaginarse el impacto que va a tener en el comercio con China, donde 50% depende de sus cadenas globales, y algunas están ubicadas en espacio del pacífico-asiático, países que ahora van a pertenecer al TPP. Estos países podrían desintegrar esas cadenas para reubicarse en el espacio TPP y así poderse beneficiar del acuerdo. Ahí está el impacto geopolítico que puede tener en China, el mensaje es: a China puedes entrar, pero China no está interesado porque todavía sigue un modelo de desarrollo muy distinto. China es el país que tiene más empresas públicas, es un país que está apoyando deliberadamente la exportación, incluso con subsidios, incluso manipulando la tasa cambiaria. Entonces todas estas nuevas reglas con las que Estados Unidos está impactando, no solamente con el TLCAN sino con su ampliación al TPP, tiene como objetivo regular el comercio con China. Ahí es donde yo veo la jugada."

No hay comentarios:

Publicar un comentario