lunes, 30 de mayo de 2016

Conoce a nuestra EXATEC Norma Cerros, Directora de Womerang


Norma Cerros es abogada especialista en competencia económica, ha construido su historia profesional a base de mucho trabajo, disciplina y consistencia. Su experiencia en el extranjero le ha dado un sinfín de cosas buenas, siendo una de las más importantes, la de estar en una posición desde la cual puede hacer grandes cambios a favor de otros, particularmente de las mujeres en ascenso, comprometidas a llegar a la cima de sus carreras, pero también con la añoranza de tener una familia y ser igualmente exitosas en ello.

Nació en Monclova, Coahuila, estudió Derecho en el Tecnológico de Monterrey, campus Monterrey, donde se graduó con mención honorífica de excelencia. EXATEC MDI’07, también realizó una maestría en Derecho, con enfoque en competencia económica, en la Escuela de Derecho de la Universidad de California, en Berkeley. Actualmente, es Directora de Womerang.

-Hola Norma ¿Cómo surge la idea de Womerang?

Tanto Perla, mi socia, como yo, tuvimos experiencias muy gratas cuando salimos del país, encontramos personas que nos apoyaron en nuestra carrera en forma de mentoría.

Después de trabajar 9 años en el despacho y la empresa, hice mi maestría en Berkeley porque quería especializarme en competencia económica. En el inter nació mi hijo, que en realidad no era el plan tenerlo allá, pues dentro de mis estudios de maestría me habían admitido en una pasantía muy exclusiva en la Comisión Federal de Comercio en Estados Unidos.

Cuando nace el niño, a las dos semanas nos mudamos para allá y seguí con esto de mi carrera. Empecé a aplicar e ir a entrevistas, pero nunca me cruzó por la mente la idea de que al tener un hijo, mi vida con respecto a mi carrera, iba a cambiar.

Entonces pensé, yo voy a seguir trabajando, yo voy a seguir mi carrera en ascenso. Siempre es algo que me ha caracterizado y me ha distinguido, esta parte de superar expectativas propias y ajenas. 

Fue muy triste, muy frustrante y muy doloroso el hecho de que quieren que cubras horarios muy extensos, los cuales ya no eran una opción para mí. Aunado a lo anterior, yo había convivido en la Comisión Federal de Comercio con mujeres muy progresistas de países del primer mundo donde ya el tema es mucho más avanzado, ya no se ve con tanto estigma la flexibilidad de horarios.

Nunca me llamaron de los trabajos para los que apliqué, así que empecé a documentarme más, a leer más y a empezar a generar un ámbito de trabajo. Y poco a poco se fue forjando la idea. Pero te digo, nace de la frustración tan grande que sentí cuando pensé que ya se había acabado mi carrera porque no había manera de combinar las dos cosas con las opciones existentes.

Fue mucho tiempo de trabajo, pero al final salió esto: ¿Por qué no hacemos algo para apoyar a la mujer? Pero algo concreto, y fue así como surgió la idea de las mentorías. Yo le soy fiel a este esquema, porque no es nada más compartir experiencias y conocimiento, sino que además te abre redes de capital social.

Cuando yo estaba en Estados Unidos, me lanzaban con gente muy top en niveles de gobierno, yo decía: wow, esta persona ni me conoce, le escribo un mail, le platico lo que quiero hacer y está dispuesta a ayudarme, así que pense: debemos replicar esto en nuestro país. La mentoría cuando compartes no resta, suma, no porque yo comparto mi conocimiento y mi experiencia contigo voy a tener menos.

Pero también sabemos que la mentoría te puede llevar hasta cierto punto, y es en ese momento donde entran en juego otras herramientas que estamos desarrollando: los programas de sponsoring, los programas de bootcamp para directivas y para consejeras.

-¿Y cómo se financia Womerang?

Pues fíjate que ahorita es una excelente pregunta. Yo dije: quiero hacer esto, pero no me quiero esperar a que tenga todo estructurado y a que tengamos la capacidad. De tal forma que decidimos lanzarnos a la buena de Dios, como alguna vez escuché en Estados Unidos estilo Silicon Valley: aviéntate, provee resultados concretos y entonces empiezas a voltear y preguntarte cómo hacer esto. Así lo hicimos, empecé yo con mis propios recursos, luego invité a Perla y ella dijo - bueno, va, compartimos esto - y ahorita precisamente estamos en el proceso ya. Estamos constituidas como asociación civil desde hace un año y estamos en el proceso de obtener autorización de recibir donativos.

-¿Cómo garantizas la sostenibilidad, es decir, cómo garantizas que esta mentoría realmente cumpla el objetivo de empoderar a la mujer?

Pues es difícil, ese tema considero es subjetivo y depende de cada caso, pero para efecto de medición del programa en lo que nos hemos basado es en que el objetivo lo establezca cada quien al inicio de la mentoría. La idea es sembrar la semilla para que eventualmente ellas tengan herramientas que les permitan llegar a puestos de decisión desde los cuales puedan permear la estructura y hacerla más ad hoc, más flexible. No nada más para las mujeres, sino para hombres también.


No hay comentarios:

Publicar un comentario